Jugamos a Dungeon Fighter

…Llegó un momento en el que ya no quedaban héroes de verdad.

6 héroes venidos a menos (Raúl, Bea, Héctor, Iván, Marta y servidor) reunidos entorno a la mesa del piso superior de Cuarto de Juegos dispuestos a demostrar que, a parte de guapos, valemos mucho más de lo que cuentan las leyendas
Una vez explicadas las normas por tito Mike, nos disponemos a superar el difícil reto de matar bichos tirando el dado de las formas más absurdas que te puedas imaginar: de espaldas, soplando, por debajo de la pierna, lanzándolo al aire y golpeándolo… eso sí, tenía que dar un bote en la mesa y luego caer en el tablero-diana.
Dungeon Fighter dados
Así de chorras es Dungeon Fighter, un juego de mesa cooperativo de 2 a 6 jugadores donde tu habilidad lanzando los dados es determinante. Nos movemos por una mazmorra buscando al jefe final, pero nos tenemos que ir cargando al resto de monstruos que pululan por allí. Cada uno de ellos tiene puntos de vida, daño y recompensa. Dependiendo de donde caiga el dado haremos X puntos de daño pero, si cae fuera del tablero, o en uno de los agujeros, el monstruo nos hace daño a nosotros. Disponemos de tres dados: rojo, verde y azul que corresponden con cada una de las habilidades de nuestros héroes, si al lanzarlos sale la cara del dado marcada, se activará la habilidad del personaje. Sólo podemos usar un dado de cada color por monstruo por lo que debemos gestionarlos muy bien. Si queremos recuperarlos, una vez gastados, los héroes deberán perder tantos puntos de vida como nivel de dificultad tenga el bicho. También hay dados blancos que activarán el poder que queramos pero por los que debemos pagar para adquirirlos. Cuando recorres una mazmorra y llegas a la tienda, puedes intercambiar esas monedas para obtener cartas de mejora, curar las heridas de tus héroes maltrechos o comprar esos dados blancos que, a la larga, son prescindibles.
Dungeon Fighter Lobo
El diseño del juego mola. Las cartas de monstruos se apilan por nivel de dificultad en una torrecita hecha con cartón troquelado muy chula, y el diseño de los monstruos y héroes es fantástico, con unas ilustraciones con muchísimo humor, llenas de detalles y con unos textos súper cachondos. El tablero quizá es demasiado simplón aunque llama la atención una vez montado en la mesa.
Dungeon Fighter nos pareció tremendamente difícil… Que sí, que con la práctica la cosa irá mejorando, pero como te pueden surgir combos como soplar al dado, para que caiga en la mesa, bote, supere la altura de una carta y caiga en la diana, hacen que el circo del sol te parezca una boñiga. Luego está Héctor que le va el riesgo y no lanzó el dado desde la calle porque no le dejamos, pero eso es otro tema.

Dungeon Fighter Héctor tirada mortal
Héctor, mirándole a la ojos al peligro.

Esta dificultad tan absurda hace que la primera ronda te rías un montón, pero luego, cuando ves que no lo puedes superar, deja de ser tan gracioso y empieza a desesperar un poco. También puede pasar que el dado resbale más de lo normal y tropiece con el borde del tablero, con lo que dan ganas de prenderle fuego a todo. Es una pena porque el juego nos llamaba muchísimo la atención por la originalidad de la mezcla de “party / mazmorreo / tiradados” pero quizá esa dificultad provoque que se pierda parte de la diversión.
En fin, que este grupo de héroes seguirá buscando fortuna y gloria por las mazmorras del mundo, siempre con un café en la mano y una napolitana en la otra. Y eso no nos lo quitará una mala tirada de dados.

Dungeon Fighter Héroes
6 valorerosos guerreros unidos por… el café y los bollos.

Mike, gracias por dejarnos invadir tu mazmor… tu tienda… Otra vez… Y van ya…

Si te ha gustado este post, compártelo ?

Port Relacionados

Leave a comment

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para el análisis anónimo de la navegación. Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies. Más información sobre cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies