Jugamos a La llamada de Cthulhu

Desde hacía tiempo teníamos ganas de jugar a rol. Pablo XL, de Arkania, organizó una partida de iniciación con Fragmentos que disfrutamos mucho (con música, efectos…), pero desde entonces no habíamos vuelto a sentarnos delante de un máster que nos contara una historia y nos pusiera en situaciones límite, pero el sábado pasado 6 energúmenos intrépidos investigadores se sentaron ante Julius Farfaix en Cuarto de Juegos dispuestos a averiguar qué le ocurrió a nuestro viejo amigo Rupert.
Para todos aquellos que no somos jugadores de rol, todo esto nos genera muchas preguntas, sobre todo la parte del máster: ¿Te inventas las historias? ¿Qué haces si me salgo por completo del relato? ¿Cómo preparas la partida? ¿Cuánto tiempo tardas? ¿Tú eres el malo? Luego tienes dudas con tu personaje ¿Pero este es mi personaje o soy yo? ¿Puedo ser un psiquiatra ninja? ¿Para qué sirven todos estos dados? Dirigir a novatos tiene que ser una auténtica pesadilla, pero Julius venía preparado con personajes que había creado para nosotros: un detective, un abogado, un profesor, una actriz, un criminal y una estudiante universitaria. Diferentes roles, edades, sexos y profesiones en medio de una historia que ninguno comprendía.
Antes de ponernos a jugar como locos tuvimos una charla sobre lo que era jugar al rol. Tenemos un personaje con una serie de características sobre el que construir, empezando por su nombre y terminando por su trasfondo y motivaciones ¿por qué se involucra en esa historia? ¿Qué relación tiene con los demás? De repente nos salimos del tablero y ante nosotros hay un mundo “infinito” sobre una mesa vacía. Podemos ir y venir y hablar y trepar y hacer jardinería si queremos, pero siempre siendo nuestro personaje, hablando, andando y actuando como él. Y ya no tenemos un personaje, ahora somos un personaje.
Detalle del libro del juego de rol La llamada de Cthulhu
Tú, siendo tu rol, no sabes que estás en “La llamada de Cthulhu” y cuando un viejecito, en su lecho de muerte, te habla sobre invocaciones y criaturas te suena a que las drogas que le están administrando están surtiendo efecto, y bajo esa premisa tienes que actuar. Si tu personaje es un escéptico tendrá otras motivaciones para segur adelante con la historia, si es un enamorado de las ciencias ocultas, enhorabuena, no hace falta que busques más porque ya le has dado algo por lo que vivir.
Y lo más divertido de todo es que todo el mundo tiene que estar metido en el ajo e interpretar su personaje para que vivas la historia, todos estamos compinchados y la figura del máster es crucial. Tanto en esta partida como la anterior de Fragmentos tuvimos la gran suerte de contar con unos máster que eran los que más vivían y se creían la historia y eso consigue romper la timidez inicial de novatos, como nosotros, y meternos de lleno en la historia, haciéndola nuestra rápidamente.
Javi interpretó un papel estelar como Hanna McClane, una actriz mediocre de 20 años con nociones de biología, que se quedó prendada de Mike, el detective, cuando tuvo un ligero desmayo y éste la tomó en brazos. Desde ese momento seguir a Mike era el motorcito que hacía que fuera de un sitio para otro, donde iba el guapo, iba Hanna.
Nos encantó la experiencia y ya hemos encargado el libro de La Llamada de la Cthulhu, no os decimos más, nos han soplado que a 2 puede funcionar bien siempre que el investigador lleve un par de personajes y nos hemos liado la manta a la cabeza. Abrazamos el rol.
Partida de La llamada de Cthulhu
Muchas gracias a Julius por organizar la partida, a Michael por dejarnos invadir su tienda, y a Yoli, Bea y Pirrakas por una partida divertidísima.

Si te ha gustado este post, compártelo 😉

Port Relacionados

Leave a comment

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para el análisis anónimo de la navegación. Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies. Más información sobre cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies