Una tarde con los más pequeños, Episodio 01

La semana pasada os pedimos que nos recomendarais juegos para sacar a la mesa con niños y algunas de vuestras recomendaciones fueron Viajeros al tren, Piko, piko, Galaxy Trucker y Zombicide a las que sumamos también Saboteur. El único que se nos quedó en el tintero fue el Piko, Piko, pero los otros estaban esperando en el salón, junto a 500 kilos de muffins, galletas, bizcochos, chucherías y fritos, cuando nuestras invitadas hicieron acto de presencia.
No os vamos a mentir, albergábamos ciertas dudas con Zombicide, no por las niñas, si no porque a los padres nos les pareciera un tema apropiado, pero antes incluso de entrar en casa ya vociferaban que querían patear culos zombis (desde luego no con esas palabras), así que replegamos los trenes, mandamos a la porra a los enanos con vagonetas y todo, aparcamos los camiones espaciales y montamos el escenario 2 de la primera temporada.
Zombicide, como algunos nos habéis dicho, es un juego estupendo para jugar con niños, no sólo los zombis no dan miedo, si no que parece que las abominaciones son gorditos bastantes adorables, en plan Fluffy Ponies, no os cortéis en ponerlo delante de ellos porque al parecer no les vais a traumatizar, al final les cogen cariño y querrán ser sus amigos. Ahora tenemos una abominación tóxica que se llama Bob y que antes del apocalipsis zombi era camarero.
Una vez montado el tablero entre todos, les explicamos las normas rápidamente: qué acciones podemos llevar a cabo, cuántas acciones podemos hacer, cómo se mueven y salen los zombis y a jugar… ¡Lo pillaron todo rapidísimo! No es por insultar a los adultos, pero no hacía falta repetirles nada, ¡qué envidia! El primer juego que nos explicaron a nosotros fue Catan y se nos escurría el cerebro por las orejas.
El desarrollo de partida fue ágil, con los parones habituales de reflexión entre turno y turno para decidir la estrategia, pero en los que ellas participaron activamente aportando ideas, de hecho gracias a una a mí no me comieron un brazo, me había despistado y no había visto que venía un corredor. El juego no se hizo pesado, todos trabajamos en equipo y salimos vivos.
tarde-con-ninos-interludio-p
Como al terminar Zombicide aún quedaban 40 minutos nos dio tiempo a sacar a la mesa Speed Cups (un juego que yo amo mucho y que Javi odia profundamente). Aprovechamos el impasse para enseñarles la estantería de juegos a ver cuál les llamaba la atención y por el primero que preguntaron fue por Arkham Horror, lo que hizo que se enternecieran nuestros corazoncitos… Salieron de la habitación con Galaxy Trucker debajo del brazo a poner ojitos, a ver si nos regalaban 20 minutos más para poder montar unas cuantas chatarras espaciales, pero no hubo suerte suerte.
Pudimos echar dos partidas de Speed Cups y en ambas fuimos aniquilados por una de nuestras Irregulares más pequeñas. Es más, no fuimos aniquilados, fuimos absolutamente destruidos, quedamos reducidos a la más miserable nada… Ni sumando las cartas que habíamos ganado los demás conseguíamos acabar con ella. Lo que hizo que ratificásemos la opinión que nos merecía el juego: que es muy entretenido para los habilidosos, pero es frustrante para los que no son tan rápidos. Esto se aplica tanto a niños como a adultos.
Como conclusión, nos lo pasamos fenomenal, y el hecho de que se interesaran por Arkham, aún después de contarles de qué iba, hizo que una bombillita se nos volviera encender; tal vez no era tan descabellado preparar Las Mansiones de la Locura que es “más ligerito” que una partida de Arkham Horror.  ¿Quizás en la próxima?

¡Desde 221B recomendamos Zombicide para la chavalería!

Logo Irregulares 221B

Como se han animado a escribir ellas mismas, os dejamos sus comentarios, tal cual, de Sofía (13 años) y de Marta (10años) ¡no nos hacemos responsables! 🙂

ZOMBICIDE
Opinión de Sofía, superviviente del ataque zombi producido a las… no me acuerdo ya que mi reloj había sido dañado.
La idea general me pareció genial, y la estética del juego también me encantó: los personajes, las calles y sobre todo los zombis, el personal tiene muuuuuuucha imaginación.
Aunque sólo jugamos una partida sin coches y sin mucha… caña, me lo pasé muy bien, pero me gustaría probar una partida más intensa, por decirlo de alguna manera.
Me hubiera requetechiflado que pudieras elegir el modo en que jugar: siendo un superviviente e intentar matar a zombis o ser un zombi e intentar cargarte a los demás jugadores. Ya sé que hay la opción de los supervivientes-zombi, pero molaría más ser una abominación o un corredor y tener tu pequeño ejército… Muajajajajajajajaaaaa.
Si no, al menos que te den la opción de hacerte amigos zombi, y así tener a un guardaespaldas zombiesco. Me gustan los monstruos. Pero me encanta el juego, lo recomiendo a todo el mundo (zombis incluidos)
  
 Opinión de Marta, también superviviente del ataque.
Es el juego más guay del mundo. Me encanta la abominación tóxica, con sus zapatillas de conejitos y su gorro.
Tenéis que probarlo.

 

SPEED CUPS
Opinión de Sofía, apiladora de cubitos de nivel intermedio, orden apilatorio de tercera clase, medalla de oro plasticoso de los chinos.
El juego fue muy entretenido, después de haber jugado al Zombicide, unas partiditas estuvieron bien. (Además, no había quien me ganara… :-] jejeje)
 
Opinión de Marta, desastrosamente desastrosa, medalla invisible.
Es el juego más difícil del mundo, es imposible ganar, aunque sea una carta. Pero es entretenido.

 

Si te ha gustado esta post, compártelo 🙂

Port Relacionados

Leave a comment

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para el análisis anónimo de la navegación. Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies. Más información sobre cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies